ContactO

 

         

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Críticas

Los Charlatanes

Nuria Benet

Farándulas y charlatanes
José Vicente Peiró
(Crítico teatral de Las Provincias)
Los charlatanes
Autores; Inmaculada Alvear, Yolanda Dorado, Daniel Martos y Luis M. González Cruz (Dirección). Reparto: Nuria Benet, Eugenio Gómez y Daniel Martos. Teatro del Astillero. Sala Ultramar.

 

Existe un modelo de comedia en la escena actual que si no es nuevo, sí que al menos posee unas características peculiares. Podríamos bautizarla como “comedia en fragmentos” por un motivo: suele presentar una estructura de secuencias acumuladas, muchas de ellas aparentemente inconexas, que, sin embargo, responden al tema. Son escenas autónomas, a veces independientes, que aparentemente contestan a un planteamiento desarrollado a golpe de gag inesperado. Es una comedia de ritmo vertiginoso, influida por la comedia televisiva en ocasiones, repleta de elementos absurdos y surrealistas, cargados de inconexiones, rupturas de la lógica, y desborde de la imaginación verbal. En determinados momentos asistimos a reinvenciones del esperpento valleinclanesco. Suelen ser propuestas sarcásticas sobre aspectos de la realidad que por medio de la risa provocan la concienciación o la reflexión del espectador, realizadas con medios modestos, actores generalmente jóvenes con mucho poderío físico, espacios difusos y etéreos, juegos de iluminación que apagan cualquier sensación de realismo, adopción de estéticas populares, cierta influencia del monólogo cómico y el uso de medios audiovisuales.
Por estas características fluye ‘Los charlatanes’, un trabajo de Teatro del Astillero lleno de vigor y con un contenido propio de la reflexión cultural… y social. La ridiculización de los valores y principios economicistas en el mundo de la creación artística está en la diana de la obra. Porque hoy en día hay más gestiónque creación, hasta el punto de que las compañías de teatro deban construir nuevos cervantinos ‘retablo de maravillas’ con los que vender sus productos, como ocurre aquí. Pero no sólo sucede en la cultura: también en la vida.
En este camino, la obra se inicia con la aparición de dos pilotos marcianos, el capitán Scarlett y Lady Penélope, huyendo de Marte con el encargo de llevar un mensaje de socorro a los habitantes de la Tierra. La colonia de pioneros humanos en el Planeta Rojo topó con la dictadura ‘capislamista’ de Hynkel y Napaloni (obvia referencia a ‘El gran dictador’ de Chaplin, con la que hay alguna afinidad), cuya medida más importante ha impuesto obligar a realizar trabajos en prácticas hasta la eternidad o convertirse en emprendedores por decreto. Ello ha provocado el caos y el libertinaje.
Scarlett y Penélope, para conseguir sus objetivos, se hacen pasar por gestores culturales en la Tierra. Montarán una compañía llamada “Los subvencionados”. A partir de ahí, seguirán su camino a la búsqueda de las subvenciones por organismos públicos, funcionarios o bares convertidos en oficina cultural, donde vivirán situaciones estrambóticas, pasando por teatros hasta que logran colocar el espectáculo en el camino del éxito. La aventura servirá para poner encima de la mesa al descubierto las miserias de la burocratizada vida cultural y los problemas del artista.
Entre estos diagnósticos y una crítica con humor de diversa gama, con un radiográfico giro desde ‘El espacio vacío’ de Brook al teatro más popular,el enfoque sintáctico de la propuesta aúna distintos géneros escénicos, desde el fantástico hasta el vodevil o el burlesque, siempre con la proyección de la narración de lady Penélope para marcar las transiciones entres los episodios. La cuestión es pretender llegar a entender el sentido del teatro en la vida actual. Para lograrlo, se dibujan excelentes y divertidas secuencias satíricas. Algunas son magistrales, como la de los piropos de los albañiles, la representación en La Oficina, o las referencias al minstrel, el género estadounidense que servía para ridiculizara los cantantes blancos que se pintaban la cara de negro.
Divertida, provocativa y persuasiva, con tres actores desenfrenados y capaces de asumir las exigencias y riesgos del texto, sobre todo Nuria Benet, grandiosa actriz conocida por la serie televisiva ‘Hospital Central’ o por haber participado en el último montaje de La Cubana, ‘Cómeme el coco, negro’, que exhibe toda su fortaleza y su versatilidad con una gracia muy personal y una dicción magistral. Hasta canta de maravilla. ‘Los charlatanes’ es impensable sin ella.

na autocrítica muy sana, con muchos guiños (da mucha risa por ejemplo la cómplice parodia de la Zaranda). Una sátira sobre la burocracia, los ivas, las facturas, sobre las dificultades para tirar adelante de los artistas, sobre la profesión del programador, del gestor cultural, y el del ayuntamiento, de la comunidad, de los profesionales del canapé y el vermut, y esos forzosos formularios por triplicado debidamente sellados y compulsados... Ellos hablan de todo con descaro y también dan nombres y apellidos. Para acabar reflexionando, entre risas y números musicales, sobre el arte, el papel, la responsabilidad y la honestidad del artista y todo el tinglado montado alrededor. Maite Guisado Blog RTVE Atención Obras

Una autocrítica molt sana, amb moltes clicades d'ullet (fa molt riure, per exemple, la paròdia de la Zaranda). Una sàtira sobre la burocràcia, els ives, les factures,s sobre les dificultats per tirar endavant dels artistes, sobre la professió del programador, del gestor cultural, i el de l'ajuntament, de la comunitat, dels professionals del canapé i el vermut, i els sempre forçosos formularis degudament segellats i compulsats... Ells parlen de tot descaradament i també amb noms i cognoms. Per acabar reflexionant, entre rialles i números musicals, sobre l'art, el paper, la responsabilitat i l'honestedat de l'artista i tot el tinglado muntat al voltant. Maite Guisado recomana.cat

Precisament perquè els creadors fan el paper “de negres” de la cultura, en la seva concepció i posada en escena s’inspira en el minstrel, un gènere teatral musical típicament nord-americà de gran popularitat entre 1840 i 1900 .../... En suma doncs, el Teatro del Astillero posa en escena amb ironia la negritud de l’art, aquest ordre social que fa que els artistes estiguin exclosos de tot discurs polític i social i despullats de tota distinció social. Amb música, critiquen als crítics i busquen un lloc per a l’art, aquest que parla de nosaltres mateixos i el lloc dels quals avui està ocupat per xamans, gimnasos i sexe. O, de forma descarada, ens mostren un món real on les idees no valen res i que més val heretar que estudiar, més val acumular capital que superar-se en el treball. Maria Nunes llegirencasdincendi.es

LOS CHARLATANES, obra feta de nombroses peces curtes on amb humor ens mostren com els artistes han de lluitar per sobreviure en l’entorn cultural actual. ... /... Per mitjà de l’humor van denunciant d’una forma “delicada” tots els desequilibris del panorama cultural i intenten mostrar que, segur, ha d’existir un espai per les arts escèniques..../...La interpretació coral dels tres actors és àgil i molt…. molt divertida, amb canvis constants de vestuari concordants amb el personatge que representen en cada moment. Inma BarbaVoltarivoltar.com